Cultura roomie

Consejos para hacer fiestas sin que tus roomies te odien

Publicado el: 04/10/2018

Para hacer fiestas nunca faltan pretextos. Los cumpleaños, los no cumpleaños, las bienvenidas, las despedidas, los aumentos, los despidos y hasta los corazones rotos pueden ser motivo de celebración. Lo único que se necesita es actitud, gente con ganas de festejar y, claro, un valiente que ponga la casa.

Este último factor es determinante para que las tan esperadas tertulias se lleven a cabo. Y es que ya sean grandes o pequeñas, las fiestas pueden acarrear muchos imprevistos que, para quienes comparten casa, pueden convertirse en motivo de fricciones entre los que ahí viven.

Pero no hay por qué preocuparse, hay formas de hacer fiestas sin que tus roomies te odien y casi todas tienen que ver con una regla esencial: Sé considerado y sé un buen roomie. A continuación te compartimos algunos consejos para lograrlo.

  1. Avisa. Sabemos que en muchas ocasiones las fiestas se organizan en cuestión de minutos, pero si decides ser el anfitrión y vives con otras personas es necesario que les cuentes tus planes. Un mensaje de Whatsapp o una llamada pueden ahorrarle a tu compañero una sorpresa desagradable y ti salvarte de una pelea inevitable.
  1. Establece horarios. Tú mejor que nadie conoce los horarios de tus roomies. Si ya decidiste hacer la fiesta y ellos ya lo saben, lo que sigue es decidir a qué hora empieza y a qué hora acaba el evento. Coméntalo con ellos, lleguen a un acuerdo y, lo más importante, respeta los horarios que establezcan.
  1. Pídele a tus invitados que sean respetuosos. Al llegar déjale claro a tus invitados cuáles son las áreas en las que pueden convivir. Hazles saber que vives con otra u otras personas y que no pueden ni entrar a sus habitaciones, ni tomar sus cosas.
  1. Cuida los objetos de valor. Si tu roomie tiene algo realmente irremplazable en un área común muévelo a otro lugar durante la fiesta. Recuerda que los accidentes ocurren. Ojo: No olvides avisarle.
  1. Limpia todo a tiempo y a la perfección. Este paso es inevitable y cuando decidiste organizar la fiesta lo sabías. Para evitar confrontaciones intenta limpiar lo más pronto posible y dejar todo en su lugar. No tardes días en arreglar el departamento y si algo se rompió o se manchó, pide perdón y arréglalo.