Noticias

Disfraces de Halloween que sí espantan a tus roomies

Publicado el: 31/10/2018

Halloween es una de nuestras fiestas favoritas y es que es la ocasión perfecta para asustar a todos y sí tus roomies evidentemente están incluídos.

Sabemos que la tarea no es fácil, pues tus compañeros de piso te conocen tanto que no cualquier cosa los espantará, por eso acá te damos algunas ideas de disfraces que sí o sí harán que pongan el grito en el cielo.

Casero recordándoles pagar la renta del mes. Tú y tus roomies lo podrían reconocer a kilómetros de distancia así que no habrá pierde. Ver a Doña Flora, Don Panchito o como sea que se llame tu casera siempre provocará una reacción de sorpresa e incertidumbre. Además piénsalo nada más pavoroso que ver llegar a tu casero a la fiesta de Halloween.

Refrigerador vacío. No importa que esta imagen sea común en casa, solo imaginarla te provoca un retortijón en el estómago, ¿o no? Bueno pues a tus roomies también. Ten cuidado porque además de asustarlos los puedes hacer llorar.

Tupper con comida echada a perder. Los disfraces de monstruos verdes, zombies o extraterrestres ¿qué? Lo de hoy es disfrazarse de un asqueroso hongo que se comenzó a formar el día que llegaste a vivir a ese departamento y que, gracias a tu indiferencia, ha ido creciendo y haciéndose fuerte para saludarte la próxima vez que abras el refri. Nadie te querrá ver, todos te darán la vuelta, eso se seguro.

Modem descompuesto. Nadie quiere ver a un módem gigante con una luz roja encendida. Tus roomies recordarán la noche que el internet se fue y que tuvieron que trabajar hasta que los corrieron del Office max. Más de uno se acordará del síndrome de abstinencia al no poder Netflix por más de una semana.

Cuenta bancaria en ceros. Esto no solo asustará a tus roomies, dejará pálidos a más de uno a donde quiera que vayas. El mejor disfraz si lo que quieres es provocar un ataque de pánico

Cero likes en tu foto de Instagram. Este es otro disfraz que los hará llorar y asustarse. La inseguridad y el miedo inundarán su cabeza y la idea de que ya nadie los quiere no los abandonará.