Guía indispensable para rentar tu primer departamento

Buscar departamentos en renta puede resultar complicado, sobre todo si es la primera vez que lo haces. Seguramente tienes muchas dudas acerca de dónde encontrar, qué se necesita, cuáles son las mejores zonas, y cómo es el proceso para rentar un departamento. Esta guía tiene todo lo necesario para que no mueras en el intento de rentar tu primer departamento.


¿Vivir solo o compartir departamento?

Lo primero es considerar tu presupuesto. Según los especialistas en finanzas personales, lo recomendable es no destinar más del 30% de tu ingreso a la renta. Toma en cuenta el resto de gastos, como la mudanza, el depósito, los muebles y los servicios. Con base en lo anterior, puedes buscar opciones que se adecuen a tus necesidades.

La opción más económica es vivir en una casa de estudiantes. Normalmente el pago de la renta ya incluye los servicios y la limpieza periódica de zonas comunes, así no tienes por qué preocuparte, excepto por encontrar el baño desocupado cuando tengas una emergencia.

Compartir departamento es un buen comienzo, pues además de ahorrar y compartir gastos, consigues nuevos amigos. Aquí, la responsabilidad del depa recae en todos los roomies, no compartes las zonas comunes con tantas personas, y casi siempre tienes la posibilidad de elegir a tus compañeros.

Vivir con roomies por primera vez genera ciertos temores. Para darte una idea, puedes buscar opiniones sobre cómo es vivir con roomies, ya sea con amigos, o amigos de tus amigos. Siempre hay alguien que puede contarte su experiencia.

Ahora que si buscas mayor privacidad, y cuentas con un presupuesto más elevado, puedes optar por vivir solo. Solamente toma en cuenta que esto implica más burocracia, y los costos de vida pueden elevarse hasta el doble.

Precios Promedio

El precio de la renta depende de la colonia, la zona y la ciudad. En México, la ciudad más cara para rentar departamento es el DF. El precio promedio de un cuarto en renta en la CDMX oscila entre los 4000 y 5000 pesos, aunque es posible encontrar habitaciones más baratas o más caras, según la zona.



Si el precio de la renta en la zona que buscas excede tu presupuesto, busca en colonias aledañas, seguramente el precio será relativamente menor.
Hay ciudades en que existen casas en renta al mismo precio que el de una habitación. Evidentemente la ubicación es el factor más determinante en el costo, pero si no estás dispuesto a compartir, debes hacer ciertos sacrificios. También debes identificar si existe una oferta suficiente de departamentos en renta en la zona que buscas. A medida de que haya menos, el precio de la renta será más elevado.

¿Cuál departamento elegir?

Revisa todas las opciones antes de elegir. Dedica el tiempo suficiente a la búsqueda, contempla pros y contras de las zonas y de los condominios. No te quedes con la primera opción, tal vez puedas encontrar un departamento en renta que te agrade más, que sea más barato, o que esté mejor ubicado.

Ya que has escogido alguno, visita el departamento más de una vez, de preferencia en distintos horarios y de diferentes puntos de salida; esto te permitirá reconocer el tiempo de traslado hacia él, el congestionamiento vial, las opciones de transporte, y la seguridad alrededor del inmueble. Incluso podrás darte cuenta de qué tan cerca te quedan los supermercados, las tiendas y en general cualquier establecimiento del que podrías requerir en algún momento.

También checa que cuente con los servicios que necesitas, que prendan todas las luces, que no haya fugas de agua, que no se caiga el techo, y demás situaciones que puedan complicar tu estancia en el lugar. La mayoría de los departamentos en renta ya tienen acceso a estos servicios, pero no está demás revisar.

Si es un departamento compartido, conoce a tus posibles roomies. Se vale que revises sus redes sociales, y que platiques con ellos antes de decidir tenerlos como nuevos compañeros de depa. Puede ser que el departamento te haya enamorado por el precio y la ubicación, pero si no hay click con tus roommates, lo mejor es buscar más opciones.

Ya elegí, ¿qué sigue?

Depende del propietario, pero en general todos los propietarios piden una serie de condiciones para rentar el departamento. Si optaste por rentar solo, se avecinan varios requisitos a cumplir. Lo primero será obtener un aval, es decir, una persona que cuente con un bien raíz en la ciudad, y que pueda responder ante posibles daños o deudas de tu parte. También te pedirán referencias laborales y personales, comprobantes de ingreso, identificación oficial, el depósito y en algunos casos hasta la CURP o el acta de nacimiento.

Tendrás que firmar un contrato de renta, que especifique el precio y la forma de pago. En él se incluyen datos como:

– Datos personales del propietario, y de la persona que habitará el inmueble.

– Ubicación y características del departamento a manera de inventario.

– Fecha y periodo en el que harás uso de él.

– Detalles sobre la resolución de posibles desacuerdos, y/o una eventual renovación de contrato.

Lee todo el contrato para que no te sorprendan las letras chiquitas. Repasa tus derechos y tus obligaciones, que todo quede claro al momento de firmar el contrato de renta. Recuerda conservar tu copia del mismo con la firma de ambas partes, de preferencia en cada una de las hojas.


Si decidiste compartir depa, seguramente tus roomies ya pasaron por esos trámites, y sólo tendrás que cubrir el depósito y comprobar que tienes ingresos suficientes para pagar la renta. Algunas veces se firma un contrato por la
renta de la habitación, y otras veces un contrato de convivencia. En ambos casos, las recomendaciones son las mismas, lee todo y no firmes si no estás seguro de algo.

Finalmente se te hará entrega del departamento, y te darán una copia de las llaves. Si vas a compartir con roomies, asegúrate de acordar con ellos, horarios y tareas de la casa.

¡Disfruta tu primer departamento!

También te recomendamos

Comentarios