7 tips para una mudanza sin complicaciones

Si hay algo cansado y abrumador de hacer, seguro lo es una mudanza, pues no sólo pasaste semanas enteras revisando anuncios de departamentos en renta y visitando opciones con diferentes roomies, si no que ahora tienes que empacar y guardar tus cosas y al llegar el gran día, debes estar al pendiente de todo para al final acomodar todo en su nuevo lugar.

Ojo, esto no sólo sucede cuando te mudas de un departamento a otro, si no también si has decidido salirte de casa de tus papás y es tu primer depa. Y aunque al compartir departamento no debes realizar una gran mudanza, pues prácticamente sólo estarás llevándote tus cosas, no está de más que consideres nuestros siguientes consejos:

– Revisa tu nuevo depa: Si ya estás seguro de que ese es el indicado, lo primero que tienes que hacer es una lista de las cosas que necesitarás. Si ya está amueblada tu habitación las cosas serán más sencillas, pero si no, deberás checar si necesitas comprar cajoneras, un clóset portátil, escritorio, etc, o si podrás traerte algunos muebles que ya tengas. También si contarás con baño propio, seguro necesitarás algunos artículos de limpieza o de tocador.

– Consigue cajas: No sólo nos referimos a las típicas cajas de cartón, ¿qué tal que compras cajas de plástico que podrás reutilizar después? Tampoco es necesario que gastes una pequeña fortuna, puedes preguntarle a algún familiar o amigo si tienen cajas del material que sea que te puedan prestar, siempre hay alguien que tiene cajas de sobra.

– Cosas con valor sentimental: Comienza a empacar esas cosas que sí o sí llevarás contigo a tu nueva casa: fotografías, juguetes de colección, libros… y comienza a empacarlos desde antes, así sabrás dónde quedaron todas esas cosas que estimas y no estarán repartidas entre montones de cajas, pudiéndose perder entre la mudanza.

– Deshazte de lo innecesario: Sabemos que es una de las cosas más difíciles de todas, porque siempre creemos que ese pantalón que no nos hemos puesto en meses un día lo utilizaremos o quizá nuestra colección de revistas que obviamente no hemos leído desde que las compramos un día nos servirán para algo. No va a suceder, así que por qué no mejor tiras -o vendes, si está en buen estado- todo eso que ya no te sirve y que sólo será un lastre en tu cuarto porque no le encontrarás un lugar. Sirve que de paso te ganas unos pesos y los ahorras para ese viaje que deseas.

– Ropa: No es necesario que la ropa la guardes en cajas o que bajes todo de los ganchos, ¡al contrario! puedes envolver tu ropa limpia en sábanas y llevarla tal cual en el transporte que usarás para tu mudanza. Si vas a llevarte el mueble donde tienes tu ropa doblada, no saques la ropa de sus cajones, tan sólo apílalos y será más fácil tan sólo volverlos a meter después. No olvides hacer una maleta para ti en la que guardes tu pijama, un par de mudas de ropa, tus accesorios personales y tus artículos electrónicos. Así si necesitas algo no tendrás que buscar entre toda la mudanza. –

– Rotula: Asegúrate de que sepas lo que contienen tus cajas, puedes pegarles una hoja explicando si se trata de libros, tazas, o artículos de decoración. Si hay más de una caja de lo mismo, númeralas.

– Mudanza: Si tan sólo vas a llevarte tu ropa y tus cosas personales, puedes pedirle ayuda a tus amigos o a tus papás, pues en varios viajes podrás mudarte sin tanto problema. Sin embargo, si vas a llevarte algunos muebles o tu cama, sin duda será necesario que rentes un pequeño camión de mudanza. De preferencia que sea algún servicio que te hayan recomendado y si no es así, asegúrate de que puedan responder por artículos perdidos.

Recuerda disfrutar de tu nuevo espacio y de pasarlo increíble en él, después de todo este nuevo departamento también significa tu independencia.

También te recomendamos

Comentarios